03 octubre 2014


–Universos paralelos, he dicho. Universos en los que cosas que no ocurrieron, como por ejemplo... –Titubeó–. Bueno, como esa chica.
–¿Qué chica?
–La chica con la que usted quería casarse.
–¿Cómo se ha enterado de eso?
–Estuvo hablándonos de ella después de almorzar.
–¿De veras? No hubiese tenido que hacerlo. Bien, ¿y qué pasa con ella?
–Bueno... En cierta manera sí se casó con ella –dijo Ponder.
Ridcully meneó la cabeza.
–Nanay. Estoy seguro de que no lo hice. Uno se acuerda de esa clase de cosas.
–Ah, pero no en este universo...
El Bibliotecario abrió un ojo.
–¿Está sugiriendo que me fugué a otro universo para casarme? –preguntó Ridcully.
–¡No! Lo que quiero decir es que en ese universo usted se casó y que en este no se casó –dijo Ponder.
–¿Me casé? ¿En serio? ¿Con una ceremonia como es debido y todo lo demás?
Ponder estaba ciento por ciento equivocado respecto a esto.
–¡Sí!
–Hmmm. —Ridcully se acarició la barba–. ¿Está seguro?
–Segurísimo, archicanciller.
–¡Caramba! Pues no me había enterado.
Ponder tenía la sensación de que por fin estaba llegando a alguna parte.
–Así que...
–¿Sí?
–¿Por qué no me acuerdo?
Ponder ya estaba preparado.
–Porque el usted del otro universo es distinto al usted de aquí –dijo–. El que se casó era un usted distinto, y probablemente ahora ya ha echado raíces en algún sitio. A estas alturas seguramente ya es bisabuelo.
–Nunca escribe, eso sí lo sé –dijo Ridcully–. Y el muy bastardo nunca me invitó a la boda.
–¿Quién?
–Él.
–¡Pero si él es usted!
–¿De veras? ¡Ja! Pues siendo yo tendría que acordarse de mí, ¿no le parece? ¡Menudo bastardo está hecho!
 


Terry Pratchett "Mundodisco Lores y Damas"

No hay comentarios: